Aunque por lo general con el compromiso adquirido de diez sesiones suele ser suficiente para observar los cambios y encarrilar el problema, también puede alargarse el tratamiento si se considera necesario por ambas partes.

En el caso de la terapia de pareja las sesiones conjuntas se suelen combinar de forma alterna con sesiones de terapia individual.