La familia es la principal fuente de apego y de referencia de cualquier persona y por lo tanto debe ser comprendida, atendida y cuidada.

Al estar todos sus miembros relacionados en constante cambio, la familia a su vez también cambia y lo que le sucede a uno/a afecta al resto y a su conjunto como sistema familiar.

Estos cambios muchas veces ajustados al tránsito de una etapa del ciclo vital a otra o a crisis personales, son inevitables e incluso deseables, pero en ocasiones provoca tensiones, desacuerdos, incomprensión y conflictos que pueden dañar las relaciones y el vínculo familiar.

La terapia familiar crea un espacio seguro, neutro y flexible donde se facilita el diálogo, se recuperan o se modifican vínculos afectivos y se mejoran las relaciones que pudieran estar dañadas, con el objetivo de ayudar a cada una de las partes y a la familia en su conjunto a vivir lo más felizmente posible.


Terapia psicológica individual para conflictos y crisis personales de Lorenlay Fraile en Atocha y Aluche (Madrid)

¿Problemas con los hijos/as? Terapia infantil y con adolescentes desde el enfoque familiar

El principal motor de desarrollo de un niño/a o de un/a adolescente es su propia familia, por lo la implicación de su entorno más cercano permite una comprensión más amplia del problema que traen a la consulta. Al mismo tiempo que la mejora significativa del niño/a o adolescente supone una gran tranquilidad y una mejor calidad de vida a toda la familia.


¿Por qué es importante trabajar con las familias?

Los principales motivos por los que las familias vienen a mi consulta son:

  • Terapia psicológica individual para conflictos y crisis personales de Lorenlay Fraile en Atocha y Aluche (Madrid)
  • Problemas de comunicación
  • Discusiones continuas
  • Dificultades para gestionar los límites y cumplir las normas
  • Síndrome del nido vacío
  • Suceso traumático no superado (accidente, abuso sexual, aborto, violencia familiar, etc.)
  • Dificultad de adaptación a los cambios
  • Despido y desempleo
  • Incorporación al mundo laboral
  • Duelo por muerte
  • Problemas económicos
  • Separación/divorcio
  • Conflictos con la familia de origen propia o con la familia de origen de la pareja
  • Cambios laborales
  • Prejubilación y jubilación
  • Aislamiento y soledad
  • Violencia intrafamiliar
  • Enfermedad de un miembro de la familia
  • Segundas nupcias y familias reestructuradas
  • Problemas de adicción de un miembro de la familia
  • Problemas de conducta de un/a hijo/a
  • Cambios significativos en la familia (nacimiento de hijos, jubilación, independencia de los hijos, cuidado de personas mayores o dependientes, etc.)
  • Problemas de alimentación (anorexia, bulimia, etc.)
  • Dificultades académicas y problemas con los estudios del hijo/a
  • Conciliación familiar

Aunque en la medida de lo posible es conveniente que acudan el mayor número de miembros de la familia, adapto las sesiones a las situaciones concretas que presenta cada familia (dificultad geográfica, indisponibilidad horaria, etc.)

Por este motivo en ocasiones veré a la familia al completo y en alguna ocasión se harán sesiones únicamente con los padres y/o sesiones con el niño/a o adolescente.